Y me quité las zapatillas de correr…

Me había puesto las zapatillas para salir a correr. Minutos antes había intentado abrir los ojos, muerta de sueño, mientras calculaba la intensidad del madrugón… todo para estar de vuelta cuando se despertaran y desayunar con ellos hoy, el Día de la Madre.

De repente escuché unos pasos suaves, y mientras se abría la puerta de la cocina, aparecían dos grandes ojos azules y una sonrisa que precedía a las palabras más bonitas del día: “Felicidades mamá”.

Corriendo por toda la casa fue a buscar su tarjeta de felicitación, un folio doblado en dos con frases escritas de su puño y letra, y que escondían tanta magia y cariño que sería imposible haber encontrado alguna mejor en ningún centro comercial.

– ¿Desayunamos juntos? –  me dijo ilusionado de ser el primero en levantarse y disfrutar de un rato conmigo a solas mientras su hermana dormía.

– Claro que sí. ¿Hacemos un bizcocho? – dije mientras disimuladamente guardaba los auriculares y me quitaba las zapatillas de correr.

Cada año, soy más consciente de que el tiempo pasa muy deprisa.

Cuando eran bebés y se me acercaba alguien que me decía “Disfrútalos. Que el tiempo pasa volando“, y yo, que llevaba quiensabecuantas noches sin dormir, preparando biberones de dos tamaños, y que llevaba años sin salir de casa sin que ello implicara una planificación estratégica por si se te olvidaba el chupete, el pañal, o calcular las horas de comida,  me reía y contestaba “Si eso es lo que quiero precisamente… que pase volando”.

Pero después todo cambia.

Poco a poco, vas vaciando la mochila de los quehaceres y vas llenando otra mochila que, a veces, puede pesar más: la de las emociones.

DIA DE LA MADRE

La vida, sin que nos demos cuenta, es como un videojuego y cada nivel que vas subiendo, la cosa se va poniendo más difícil.

Aquellos niños dulces y educados (aunque inquietos y peleones en casa) de los que presumías cuando ibas a un restaurante, comienzan a discutir a todas horas… de repente, ese grito de Hulk que te salía sin saber muy bien como por las mañanas, pero que hacía que todo el mundo se pusiera firme, ha dejado de escucharse… ha perdido todo su efecto.

Tú misma te das cuenta de la cantidad de veces al día que, agotada tras repetir algo seis millones de veces, te das la vuelta abatida y susurras un “me rindo”…

Te das cuenta de que te da lo mismo no tener tiempo para ayudarles con los deberes, o de que no fuiste a la reunión que pusieron en el cole, de la que nunca te enteraste porque no te dieron la agenda al llegar a casa… porque tampoco te acordaste de pedírsela… Y no te importa.

Te sientes la peor madre del mundo porque no les dedicas todo el tiempo que te gustaría, y crees, sinceramente, que lo estás haciendo todo mal.

De repente, tropiezas con un post de otra mamá bloguera en Facebook, en el que confiesa que a veces tiene ganas de rendirse. Que hay veces que no puede más. Y que después, se da cuenta de que todo merece la pena, porque incluso en sus desvelos, en su “no saber qué demonios hacer”, les está dando ejemplo y ellos, sin que nos demos cuenta, van aprendiendo con ello (gracias Cata!!).

Te das cuenta de que les estás enseñando que la vida a veces no es tan fácil, que a veces no se tiene tiempo, que a veces tienen que solucionar ellos solos el problema y que mamá, no es perfecta. No es perfecta, como no lo somos ninguno. Pero mamá se sigue riendo a carcajadas en el coche cuando se pierde, da mil vueltas a una rotonda porque no está segura de qué salida tiene que coger o dice sonriendo su famoso “Anda Dani, cántame algo” mientras pone el CD de Dani Martín, como remedio para solucionar cualquier problema.

Mamá sonríe cada vez que se quema la comida o que recuerda, después de atender una llamada, abrir a un mensajero y recoger juguetes por el suelo, que había dejado corriendo el agua del grifo de la bañera… pero lo más importante, es enseñarles, con tu ejemplo, a que se enfrenten al problema con una sonrisa, y que aprendan a reírse de sus propios fallos cuando los tengan.

Dia de la madre - Blog Susana García

Así que, una vez más, trato de ser indulgente conmigo misma, trato de perdonarme la vida y me preparo el café mientras me digo “es solo una etapa más”.

Una etapa distinta, una etapa difícil pero que algún día echaré de menos.

Y sobre todo, trato de convencerme de la suerte que tengo.

Porque algún día de la madre, me levantaré, me pondré las zapatillas de correr y no se abrirá la puerta de la cocina. Y no aparecerán esos dos enormes ojos azules que me dirán “Felicidades mamá”… y no me quitaré disimulando las zapatillas de correr.

Feliz día de la madre.

5 Comments

  • María Blogymery dice:

    Hola Susana,

    ¡¡qué bonita reflexión!!, aunque yo no sea mamá entiendo perfectamente lo que dices y lo que sientes… y digas lo que digas, no hay más que leer en tu blog para saber que eres una SuperMamá…. que eso no implica ser perfecta, sino ser “humana” y querer a tus hijos como tú lo haces.

    Un beso enorme y ¡¡ya habrá más días para correr!!. Ese día era “Tú Mamá-Día”

    María Blogymery

  • Sara dice:

    Que identificada me siento!! Pero tú lo dices tan tan bonito!

    Feliz día de la madre!!!

    Sara

  • Lourdes dice:

    Feliz día de la Madre Susana…!!! Cuánta razón tienes… El tiempo al final va más deprisa de lo que pensamos y como tu bien dices, son etapas. Yo tengo todo el día el suelo lleno de juguetes pero pienso que un día, dentro de nada, todo estará en perfecto orden y añoraré mucho esta época.
    Menudo post, estoy a lágrima viva…!!!
    Gracias por tanto sentimiento y tanta verdad, ha sido muuuuy bonito…
    Feliz día…

  • Lourdes dice:

    Feliz día de la Madre Susana…!!! Cuánta razón tienes… El tiempo al final va más deprisa de lo que pensamos y como tu bien dices, son etapas. Yo tengo todo el día el suelo lleno de juguetes pero pienso que un día, dentro de nada, todo estará en perfecto orden y añoraré mucho esta época.
    Menudo pos, estoy a lágrima viva…!!!
    Gracias por tanto sentimiento y tanta verdad, ha sido muuuuy bonito…
    Feliz día…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Spamcheck Enabled)