Sí, sí, esa soy yo

Yo soy de esas personas que siempre piensan bien.
Si veo a un loco conduciendo por la carretera a toda pastilla, mientras el resto de conductores lo insultan, yo imagino que, tal vez, su mujer está en el hospital y tiene prisa por llegar.
Lo sé, además de no tener razón la mayoría de las veces, soy más tonta e inocente que Bob Esponja.

Otras veces, tiendo a pensar que los problemas de ciertas madres y niños son provocados por ellos mismos y me creo la más lista del mundo, hasta que me doy cuenta que a mi, como a todas, también me pasa.

Por ejemplo, yo era de esas mamás que no entendían que un niño no comiera.
Mientras mi niño engullía una barra de pan con apenas un año y demandaba comida como si fuera el mismísimo Michael Phelps, creía que un niño mal comedor era causa de una madre con poca maña.

Después tuve a mi hija y entendí que con la misma madre, la misma educación y las mismas costumbres, mi princesita rozaba la inanición mientras su hermano era capaz de acabar con las existencias de la fábrica de Fontaneda, ambas cosas por causas que yo no entendía.

Con el cole me ha pasado lo mismo.
Durante dos años he visto como algunos niños se agarraban al cuello de sus madres, llorando como si no las fueran a volver a ver, y las profesoras con cierta cara de “la culpa es suya señora”, arrancaban a los pequeños para hacer más fácil la separación.
Mientras, yo miraba sorprendida mientras mis hijos entraban, si no felices, al menos tranquilos en sus respectivas clases.

primer dia de cole

Pero este año, la madre que sostiene a la niña que llora, se abraza a mi cuello y no quiere ni pensar en no verme durante unas horas, soy yo… SOY YO!!!

Y claro, es extraño porque el año pasado no lo hacía. Y el cole es el mismo. Y yo soy la misma. Y mi actuación casi hollywoodiense aparentando tranquilidad es la misma que el año pasado.

Así que una vez más, me trago mis pensamientos y casi me atraganto con ellas.
Y me sonrojo como la que más, mientras noto como el resto de mamás me miran con una pizca de compasión y cara de estar pensando “algo hará mal la madre para que la niña venga así…”.

84 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Spamcheck Enabled)