Internet de las cosas (IoT): ¿Qué es exactamente?

«Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida. Pero si todas las cosas y objetos se conectan, es el mundo el que cambia.» (Hans Vestberg, CEO de Ericsson).

Internet de las cosas o Internet of Things (IoT) son términos que escuchamos a diario y, yo añadiría, con los que vivimos a diario.

Como el objetivo de este blog es precisamente hablar de estos términos de forma familiar, cercana y “dulce”, voy a intentar explicaros en qué consiste con un ejemplo muy fácil:

Muchos de nosotros (yo no sabría vivir sin ello) utilizamos Google Maps en nuestro teléfono. Nuestros móviles tienen multitud de sensores y uno de ellos es el de localización. El GPS. 

Cuando nos subimos al coche y le preguntamos a Google Maps cómo llegar a una dirección concreta, el sensor recoge información de dónde estamos (localización), la envía a través de internet al servidor de Google Maps que la procesa, y calcula la mejor ruta para ir desde donde estamos hasta esa dirección, y nos la envía otra vez de vuelta a nuestro smartphone.

Además de facilitarnos la vida, Google Maps está teniendo acceso a infinidad de datos sobre usuarios que quieren ir de un punto a otro y, de este forma, puede almacenar esos datos (Big Data), analizarlos, y crear estadísticas que le ayuden a saber cuanta gente va a cierto sitio, o a qué horas se busca más a menudo una ruta. 

Para el usuario, lo maravilloso de IoT es tener acceso a la ruta, y saber llegar a la dirección que queremos. Para las empresas, la recolección de esos datos, su interpretación y el uso que se les puede dar, es el verdadero “tesoro” que esconde IoT.

Este es para mi, el ejemplo más fácil de Internet de las Cosas.

 

No me avergüenza reconocer que hace unos meses el término “Internet of Things” (IoT), era algo completamente distinto para mi.

Hasta entonces, lo único que tenía en mi cabeza eran neveras capaces de avisarme si se acababa la leche (cosa que no me seducía demasiado), o algún wearable molón pero al que yo, no acababa de verle demasiado atractivo (más allá de este lado friki que me obliga a probar cualquier gadget o aparatito que sale al mercado).

IoT - Internet de las cosas - Hogar conectado

Asistir como alumna al Executive Program in Internet of Things, en The Valley Digital Business School, me dio (además del empujón que necesitaba para decidir dar el salto a este mundo) un conocimiento muy distinto del mundo de IoT y además, la posibilidad (y el lujo) de verlo de a través de los ojos de los mejores profesionales que hay en España en temas de IoT, impresión 3D, robótica, y todas las disciplinas relacionadas y de las que os iré hablando en este blog.

Aprendí que, al igual que tuve la infinita suerte de vivir la llegada de internet desde dentro (cuando trabajaba en Terra y Google no existía), ahora tenía la suerte de vivir en directo esta segunda “ola” que promete cambiar el mundo tal y como lo hizo aquella en 1999.

En 3 ó 4 años no imaginaremos nuestro mundo sin Internet de las Cosas, como no lo imaginamos ahora sin smartphone o conexión a internet.

IoT - Internet de las cosas

Pero ¿qué es exactamente Internet de las Cosas (IoT)?

Hay muchas definiciones  pero todas se basan en la misma idea:

Objetos cotidianos conectados, que pueden ser leídos, reconocidos, localizados o controlados vía internet para enviar datos en tiempo real. Y, lógicamente, estos datos servirán para ofrecernos un servicio que mejore nuestra vida de alguna forma.

Mi opinión

Personalmente, tengo dos puntos de vista distintos sobre Internet of Things:

  • Por un lado, la fascinación que me provoca asistir a esta cambio tan brutal en nuestra vida cotidiana (como cuando vivimos la llegada de internet) y las maravillosas posibilidades y mejoras que creo que tendrá nuestra vida gracias a ello.
  • Por otro, el miedo (sí, sí, he dicho “miedo”) al descontrol que supone el envío constante de datos a la nube, la falta de privacidad a la que nos sometemos, y los peligros que ello supone y que, sobre todo tratándose de niños, me obsesionan y preocupan.

Por eso creo que hace falta conocer todas las posibilidades, plantear problemas derivados de estos nuevos conceptos y saber sacar el lado bueno y disfrutar del viaje (este viaje a una realidad que YA existe) que se plantea apasionante y que yo, no me pienso perder.

Foto: Internet of things

Tags from the story
More from Susana García

Realidad virtual (VR) para niños

Si hay algo que va a cambiar la forma en la que...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *