Los superhéroes existen

Una nunca está preparada para recibir una noticia así.

Eran las 11:59 cuando sonó el teléfono. Eran las 11:59 cuando una amiga nos daba la noticia de la muerte de Lorena. Sentí, literalmente, como si un cuchillo me atravesara el corazón.

Ha debido de ser una bomba“, pensamos.

Lorena estaba en Afganistán prestando su ayuda a quien más lo necesitaba. Trabajaba como fisioterapeuta en un centro de recuperación para Cruz Roja. Allí ayudaba a niños, mujeres y hombres mutilados en la guerra.

Lorena Enebral

No fue una bomba. Fue un disparo. Un disparo de uno de sus pacientes. Otro sinsentido de las guerras. Tan incomprensible como desgarrador.

El azar quiso que tan solo unos días antes estuviera hablando con su hermano sobre ella, sobre lo que hacía allí, y sobre las ganas que tenían de que volviera. En aquel momento le contaba la admiración que sentía por Lorena. La misma que siento ahora.

“Ha hecho tanto y por tanta gente… Más de lo que muchos de nosotros seremos capaces de hacer aunque vivamos 100 años”– con estas palabras intentaba sin éxito consolar esta mañana a su madre mientras le sujetaba la mano – “Solo podemos estar orgullosos de todo lo que hizo, de haber tenido la suerte de tenerla cerca, y de saber que el mundo es un poquito mejor gracias a su inmensa generosidad”.

Lorena Enebral

Pasaron las horas. Se iban conociendo los detalles… y cada vez dolía más.

En mi cabeza se agolpaban imágenes de cada uno de sus familiares recibiendo la noticia. Era inevitable imaginar la escena. Pensar en si se dio cuenta o no. Pero como alguien decía hoy en su casa, si por una milésima de segundo fue consciente de algo, Lorena no pensó en ella. Pensó en su madre. Ella era así. Un corazón de oro. Pero estoy segura de que no sufrió.

No pude dejar de llorar durante todo el día. La angustia de saber que se lo iban a decir a sus padres, a los que tanto quiero, dejaba paso a la angustia de que se diera a conocer su nombre en los medios,  su foto… y cada vez dolía más.

Fue inevitable que los niños se enteraran.

“No lo entiendo mamá. ¿Por qué alguien mata a otra persona que la está ayudando?”.

Si es duro contarle a un niño que alguien ha muerto, imaginad lo difícil que fue hablarles de guerras, de armas… y explicarles que no hay un porqué… que no tiene sentido.

Lorena estaba en un país en guerra. En uno de los más peligrosos. Y ella lo sabía.

Y precisamente por ser un país tan peligroso, hay muchos niños enfermos, mutilados,… y se necesitan muchos médicos, maestros… pero no todo el mundo es capaz de ir allí a ayudar. Se necesita ser especial. Pero ella, era tan buena, que no solo quiso hacerlo, sino que lo hizo siempre con una sonrisa, porque nada le gustaba más que ayudar a los demás“.

Quiero que os quedéis con una lección – les dije – En este mundo hay gente mala, pero sobre todo, en este mundo hay gente buena, hay gente con un corazón de oro, un corazón tan grande que solo piensan en ayudar. Y tenemos que dar gracias de que exista gente así. Vivimos rodeados de héroes. Los llaman “cooperantes”, “voluntarios”… pero, en realidad, son superhéroes“.

“Ya lo entiendo – dijo uno de ellos, orgulloso de haber encontrado la explicación – Seguramente en el cielo había algún angelito que tenía un ala rota y la necesitaban allí para curarlo. Por eso se ha ido”.

Sonreí. Pocas cosas me enternecen más que la inocencia de los niños y descubrir cómo intentan ver el lado amable de todo.

Lorena Enebral

Desde ayer a las 11:59 una tristeza enorme me recorre el cuerpo. No consigo aliviarla y, si por un momento logro pensar en otra cosa, de repente el recuerdo de lo que ha pasado me cae como una losa y me hace volver a llorar desconsoladamente.

Se me acumulan sentimientos de todo tipo. Dolor, tristeza, y uno que nunca imaginé en una situación así: envidia. Es difícil de explicar pero me da cierta envidia. Envidia de Lorena por ser tan valiente, por ser capaz de ayudar a tanta gente, por comerse la vida a mordiscos disfrutando tanto, dando tanto, poniendo  su vida a disposición de los demás solo por tratar de hacer del mundo un lugar mejor.

Al conocer personas como Lorena, siento que los demás no estamos haciendo lo suficiente con nuestras vidas, creo que deberíamos dar más, ayudar más… ser la décima parte de generosos de lo que ella fue.

Ha sido precioso ver cómo todos los medios de comunicación han sabido transmitir la alegría y la energía que Lorena repartía siempre a su alrededor. Cómo han hablado de su sonrisa (esa sonrisa que tanto llamaba la atención a cualquiera que se cruzara con ella) y de ese grandísimo corazón.

Lorena Enebral

Hoy, una amiga común me contaba que siempre pensaba que Lorena tenía un ángel de la guarda. Un ángel de la guarda que la protegía de todos los peligros. En Afganistán, en Etiopía o Malawi.

Ayer, pensando en ello, me dijo: “Lorena no tenía un ángel que la protegiera. Ella era el ángel. Y por eso se ha ido tan pronto. Demasiado pronto.”

Lorena Enebral

Solo nos queda prometerte que cuidaremos de los tuyos. Ojalá consiguiéramos aliviar su dolor como tu aliviabas el de cada uno de tus pacientes. Esos pacientes que tanto te echarán hoy de menos.

Solo podemos darte GRACIAS.

Gracias Lore por enseñarnos tanto, por dar tanto, por demostrar, que en este mundo que a menudo parece vacío y hostil, existen personas como tú. Por demostrarnos que los superhéroes existen.

Firma la petición Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil para Lorena Enebral

Fotos: Africa Directo (una de las ONG con las que ella colaboró).


She Was Teaching Him to Walk. He Shot Her From His Wheelchair

El vídeo donde Lorena contaba lo que hacía y se veía, de verdad, lo feliz que era:

http://www.cope.es/noticias/actualidad/asi-relataba-trece-lorena-enebral-trabajo-como-cooperante_157746

 

https://politica.elpais.com/politica/2017/09/11/actualidad/1505123540_597096.html

http://www.elmundo.es/internacional/2017/09/11/59b64d34ca4741af018b45db.html

http://www.abc.es/sociedad/abci-espanola-asesinada-afganistan-ayudaba-ninos-y-adultos-miembros-amputados-201709120816_noticia.html

http://www.europapress.es/internacional/noticia-muere-medico-espanol-disparos-hospital-norte-afganistan-cadena-local-20170911111401.html

http://www.abc.es/sociedad/abci-espanola-asesinada-afganistan-ayudaba-ninos-y-adultos-miembros-amputados-201709120816_noticia.html

http://www.eladelantado.com/noticia/provincia/243020/lagrimas_por_lorena_enebral

http://tuotrodiario.hola.com/noticias/2017091169809/asesinan-doctora-espanola-cruz-roja-afganistan/

Vídeo de Lorena Enebral relatando su trabajo en TRECE

8 Comments

  • Ana dice:

    No hay palabras. ..cuando lo vi en la tele pensé en mis amigas sanitarias que hacen labores similares en otros países. ..pensé en mis amigas fisios …Pero no pensé que Lorena estuviera tan cerca de alguna de ellas….Que suerte tuvisteis de ser amigas….besos

    • Susana dice:

      Efectivamente. Que suerte haber conocido a una persona así… y a una familia así. Porque todo lo maravilloso de ella, se puede trasladar a los suyos. No fue así por casualidad.
      un abrazo
      susana

  • Luisa Maria Garcia Repiso dice:

    No hay palabras para definir lo que acabo de leer. Solo dar mucho anímo a toda su gente y amigos. Que pena mas grande y mas en esas circunstancias. Besitos

    • Susana dice:

      Gracias Luisa.
      No podemos anclarnos a la injusticia que ha supuesto su muerte, solo a que fue absolutamente feliz dándose a los demás. Y si desearamos algo para un ser querido, sería que fuera feliz. Nos tenemos que quedar con eso.

  • Susana dice:

    Gracias María.
    Ojalá pudieramos aliviar algo el dolor de la familia… ojalá pudiera dolerme a mi más y un poquito menos a ellos. Intentaremos estar cerca y cuidarles… y mantener vivo el recuerdo de Lorena. Su huella es imborrable.

  • María Blogymery dice:

    Lo siento en el alma. Ayer cuando escuché la noticia se me saltaron las lágrimas y hoy ha vuelto a pasar al leerte. No hay palabras de consuelo para quienes la querían y la conocían y creo que lo que ha dicho tu hijo ha sido lo más bonito y acertado para “calmar” tantas preguntas sin respuesta ante un acto tan injusto y deleznable.

    Una nueva estrella brilla con mucha fuerza. Su luz no se apagará mientras la recordéis.

    Un abrazo y mucha fuerza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Spamcheck Enabled)