La creatividad como estilo de vida

Últimamente se habla mucho de creatividad infantil.

Sabéis que es un tema que me apasiona y que desde que nacieron mis hijos, ha constituido una prioridad en mi vida.

Tal y como os conté en “Si quieres un hijo creativo, muérdete la lengua” tuve la suerte de que alguien me advirtiera sobre ello, cuando mis fieras eran aún pequeñas y pude aplicarlo a tiempo.

Damos por hecho que los niños son creativos por naturaleza. Y lo son. Pero ello no implica que lo vayan a ser siempre, ni que todos los sean de la misma forma.

Para mi la creatividad es como un líquido. Al nacer, nos entregan un gran cubo lleno de ese líquido. Pero ese líquido se puede ir evaporando si no hacemos nada con él. Y ese cubo podemos ir rellenándolo o vaciándolo, con pequeños gestos diarios. De ello dependerá cómo tengamos de lleno el cubo, día tras día, año tras año.

La creatividad no es el talento para la música, el arte o la ciencia. La creatividad es la capacidad para ser imaginativos, flexibles, y puede incluso suponer una ventaja a la hora de enfrentarse a problemas en la vida.

Me entristece ver que hoy en día hay quien trata de “comprar” la creatividad. Padres y madres, obsesionados con este “nuevo talento del que habla todo el mundo”, tratan de buscar juegos, libros, e incluso “cursos” (madre mía…) para aprender a ser creativos.

No nos volvamos locos. Afortunadamente podemos ayudar a los niños a mantener e incluso fomentar su creatividad, pero la solución está en un estilo de vida, no en un curso acelerado. Al igual que no sirve de nada darles un curso intensivo de comida saludable, si en su día a día, tienen a mano bollería industrial en lugar de fruta, la creatividad se alimenta de pequeños gestos, hábitos y entornos, a lo largo de toda la vida.

Creatividad infantil Niños creativos

Estas son las ideas que siempre he tratado de llevar a cabo y que me enorgullece decir que me están dando resultado año tras año.

1.- Deja que los niños se aburran

Durante mucho tiempo he defendido la idea de no llenar las agendas de los niños de actividades extraescolares o planes estructuradísimos. A veces, la necesidad o el puro disfrute puede justificar una actividad extraescolar, pero no hay que tener miedo a que un niño se aburra.

Cuesta llevarlo a cabo. Yo misma me sentía la peor madre del mundo cuando me ponía delante del ordenador y les dejaba jugar tumbados en el suelo sin ninguna directriz.

La sociedad me invitaba a pensar que esta desaprovechando esos minutos para que aprendieran algo… y ahora me doy cuenta del gran acierto que supuso hacerlo. Aburriéndose, aprendían a imaginar, a crear, a destruir, a discurrir…

Creatividad infantil Niños creativos

 

2.- Si se mancha, se mancha…

Los peores enemigos de la creatividad son los límites.

No quiero decir con ello (ni mucho menos) que los niños no tengan que tener límites, al contrario. Sin embargo, tratar de fomentar la creatividad exige mucha flexibilidad por parte de los padres.

No puedes pedir a un niño que sea creativo pero no parar de decirle a cada minuto “no lo hagas aquí”, “tienes que estar sentado aquí”, o “cuidado no manches”… Por supuesto, no se trata destrozar la casa, sino de crear un espacio donde pueda moverse libremente, explicarle cual es y luego dejarle moverse por él.

Creatividad infantil Niños creativos

3.- Dale tiempo, aunque tengas prisa

Esto ya os lo conté en aquel post, pero si cada vez que un niño trata de pasar por un bordillo imaginándo que es un malabarista, nos empeñamos en tirar de su brazo mientras le decimos que tenemos prisa, estaremos haciendo un flaco favor a su creatividad. Hay que dejarles imaginar. Y morderte la lengua.

Creatividad infantil Niños creativos

4.-  Dale las herramientas

Está claro que en esto es en lo que más fallamos los padres hoy en día.

Poner en las manos de tus hijos unas hojas en blanco y 6 lápices de colores puede asustar a cualquier madre, y con razón. Es más que probable que el niño se acerque cada dos minutos a preguntarte algo, y a base de repetir la frase “mira mamá” nos acabe desconcentrando o sacando de quicio…

Por el contrario, poner en sus manos un iPad o un juego con instrucciones puede mantenerle ocupado más tiempo y a nosotros, darnos un respiro.

Pero no nos engañemos, en esto el camino más difícil merece la pena. Creedme si os digo que poco a poco, van siendo capaces de imaginar por sí solos y de pasar largos ratos entretenidos dejando volar su imaginación. Merece la pena en esfuerzo.

Creatividad infantil Niños creativos

5.- Celebra la innovación

Os aseguro que creo que mi nevera un día va a volcar de todos los dibujos de mis hijos que pego en la puerta. Pero es importante darles la importancia que tienen y cuando un niño te enseña orgulloso su pequeña obra de arte, tienes que demostrarle la importancia que tiene para ti.

¿Recordáis la escena de Camapanilla en la que la niña intenta mostrar a su padre el libro de hadas y este está demasiado ocupado para atenderla? A mi me viene a la cabeza cada vez que mis fieras vienen emocionadas a enseñarme un dibujoo una figurita hecha con plastilina…

Alguien me dijo un día que cuando un niño hace su cama y se siente orgulloso de ello, jamás hay que deshacerla para volver a hacerla bien. Es importante decirle que está perfecta. Y dejarla así. Pues con la creatividad pasa lo mismo.

No le digas que está bien y luego añadas un terrible “pero la próxima vez prueba a no salirte de la raya…”. No lo hagas.

Creatividad infantil Niños creativos

6.- Provoca, pregunta, promueve

A veces es tan sencillo como plantear problemas, preguntas, o invitar a imaginar durante la cena.

Fomentar el pensamiento divergente es más fácil de lo que parece. Juega a plantear un problema e invítalos a ser creativos, a no buscar la solución estándar sino a dejar volar su imaginación y aplaude una solución creativa, aunque no sea la más práctica.

Creatividad infantil Niños creativos

 

Como veis en las fotos que ilustran este post (todas son creaciones reales de mis hijos…) la creatividad está presente solo en un dibujo. Puede estar en una foto, una construcción de LEGO, un libro hecho por ellos, o la forma en la que se prepara la comida.

Y como os decía antes, mantenerse creativo es una forma de vida, debe estar presente en nuestra mente 24 horas al día, no se trata de algo que se hace un ratito y después de olvida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(Spamcheck Enabled)